Triatlón Valle de Buelna 2014


Publicado por Daniel Lanza García el 30/6/2014

Triatlón

Lamentablemente, el Triatlón Valle de Buelna fue suspendido debido al vendaval generado durante el inicio de la prueba.

Comunicado oficial de la suspensión de la prueba

Los organizadores del Triatlón Valle de Buelna no se merecen lo que ha sucedido el pasado sábado 28 de junio. Una de las mejores pruebas del territorio español dentro de la categoría de media distancia, fue cancelada debido a un vendaval que dificultaba la natación, y que además ponía en riesgo a los triatletas.

Nadie es responsable de lo sucedido, ya que el ser humano es incapaz de controlar la meteorología. Y como resultado de esta desgracia, han salido perdiendo tanto los organizadores como los propios triatletas.

Ahora es momento de demostrar que no se ha perdido la confianza en el Triatón Valle de Buelna. Los organizadores tienen que pasar página y no perder la ilusión en desarrollar esta prueba, y sobre todo en cómo mejorar la próxima edición. Mientras que los triatletas, no tienen que tener miedo a inscribirse en la próxima edición.

Así que mucho ánimo, y a seguir con este excelente trabajo!!


Era el día deseado de toda la temporada, ya que lo tenía marcado con un gran círculo rojo en mi calendario deportivo. Iba a volver a correr el Triatlón Valle de Buelna!!

Llegaba con un excelente nivel de forma tanto en bici como corriendo, y bastante flojito en la natación. Tenía como objetivo mejorar la marca que había realizado en el año 2009, en el que quedé campeón regional sub23. Como era de esperar, este año era imposible repetir podio, así que mi objetivo estaba exclusivamente en el cronómetro :-)

Me levanté temprano para desayunar a las 8am, y marchar a Corrales de Buelna para dejar las zapatillas de correr. Una vez confirmada mi asistencia en el pabellón deportivo y dejando todo mi material preparado para la T2, salí para Comillas donde iba a comenzar la prueba.

A las 11am llegué al pueblo, y lo primero que hice fue dejar la bicicleta en la T1, y así poder comer lo antes posible para hacer la digestión.

Los triatletas iban apareciendo, y se olían los nervios de la prueba. Que si iba a llover, que se iba a pasar muy mal en la bici, etc.

A 50 minutos de la hora de salida, me dispongo a ponerme el traje de neopreno, y así dirigirme al mar para calentar un poquito. En ese instante me cruzo con mi compañero Iván, que tenía también tenía marcado esta prueba como una de las objetivo de la temporada.

Con Ivan Triker

A las 2pm salieron las chicas, y nos comenzaron a llamar por número de dorsal de 20 en 20. Yo tenía el número 128, con lo que tuve que esperar varias tandas para acceder a la línea de salida.

Esperando en la línea de salida

Comenzó la prueba!! Y no tuve ningún problema en la salida, ya que tuvimos demasiado espacio para alcanzar la primera boya.

Lamentablemente, me entró agua en el ojo izquierdo, e iba nadando como el pirata cojo con la pata de palo, así que me paré y me coloqué las gafas otra vez. Cuando alcancé la primera boya, comenzó el infierno, ya que se nadaba en contra del oleaje. De todos modos, junto con los golpes de las olas, las tragadas de agua salada y con agua en el ojo izquierdo, logré alcanzar la segunda boya y dirigirme a la línea de playa para comenzar la segunda vuelta.

Girando en la 1º vuelta

Girando en la 1º vuelta

Girando en la 1º vuelta

Mientras estaba dando la vuelta en la boya localizada en la arena, me quité todo el agua que tenía en las gafas, y proseguí a realizar la segunda vuelta de natación.

Se puso peor las condiciones del mar, esta vez las olas eran un pelín más grandes que antes, y azotaban cada dos o tres segundos. Se nadaba muy incómodo, pero la única solución que había para enfrentarse a esta situación era nadar respirando por el lado contrario de donde venían las olas.

Desafortunadamente, cuando estaba justo entre la orilla y la primera boya, se acercó una moto de agua de La Cruz Roja, y nos comunicó que la prueba se suspendía. Era de esperar, porque las condiciones del mar eran un infierno, sobre todo para los triatletas que tienen la natación como asignatura pendiente.

Me cruzaba con varios triatletas, y te encontrabas con cazurros que por sus trece decían que la prueba continuaba. ¿No te das cuenta que la autoridad en el mar es La Cruz Roja y han dicho que se suspendía? De todos modos regresé como pude a la orilla, donde ya habían muchos triatletas que sólo habían completado una vuelta.

Los jueces oficiales nos comunicaron que la prueba se suspendía, y nos ofrecieron la posibilidad de salir todos desde la orilla hasta el boxes para realizar un “semi-duatlón” de larga distancia.

Yo me negué a seguir la competición, básicamente por dos razones:

Charlando con Pino

Abandono de Valle de Buelna

Una lástima no haber podido finalizar mi segunda prueba del Triatlón Valle de Buelna. Estaba muy ilusionado de volver a correr, pero lamentablemente las condiciones meteorológicas impidieron el desarrollo de la prueba.

Ahora es momento de pasar página y pensar en el próximo objetivo: Triatlón de Pálmaces (1800m Natación - 60km en bici - 12km a pié). No es un 1/2 Ironman, pero por lo menos es una de las pruebas más famosas y antiguas del territorio español, y seguro que me ayudará a sacar la espina clavada con el Triatlón Valle de Buelna.

Un saludo y a seguir entrenando!!