Travesía Bahía Santander 2014


Publicado por Daniel Lanza García el 16/8/2014

Natación, Travesía

Durante mis vacaciones en la tierruca, se me presentó la oportunidad de volver a hacer una travesía en aguas abiertas, y no dudé en ningún instante en nadar en mi ciudad natal.

El recorrido era muy simple. Sólo había que seguir estas normas:

Con todos estos requisitos, la travesía tenía una distancia de 2800m. Aunque no estaba en mi mejor momento de forma de natación, yo tenía las sensaciones de que podía completar la travesía sin problemas.

Salí paseando desde mi casa hasta el emplazamiento de la prueba que se situaba en Los Raqueros. Justo al llegar me encontré con Manu, el pez del dreamteam de la UC, y a continuación mi compañero del Aguaverde Iván junto con Álvaro.

Nadadores en la travesía

Junto con Manu

Se repartieron los gorros de la prueba, y más tarde, era la hora de quitarse la ropa y ponerse el bañador para subir al bus que nos llevó hasta la Playa de Bikinis.

No decidí calentar en el agua, ya que la distancia era tan larga que no necesitaba un calentamiento fuerte. Sólo realicé estiramientos y ejercicios de movilidad para no quedarme frío.

Comenzó la prueba!!

Esta vez no me situé en primera línea de salida, ya que sabía que iba a haber mucho gallo. Me coloqué tímidamente en la zona central y seguí el ritmo de la gente que tenía delante.

Un lujazo efectuar la salida de natación. Ningún golpe, la gente no se cruzaba, no había manotazos y un sin fin de acontecimientos que siempre ocurren en los triatlones.

Salida de la Travesía Bahía de Santander

Salida de la Travesía Bahía de Santander

Salida de la Travesía Bahía de Santander

Al efectuar el primer giro en La Isla de la Torre, notaba algún calambre en la planta del pie derecho. Ya me estaba preocupando porque faltaban más de 2000m y empezaba a tener problemas. Como remedio, afloje un poco el ritmo y nadé durante un minuto con el pie formando 90º con la pierna para estirar. Afortunadamente el dolor desapareció rápidamente.

Una vez efectuado el giro en la isla, apunté hacia el muelle del parking de Los Peligros. No se podía tomar ninguna otra referencia, ya que la distancia era demasiado larga para ver a través de las gafas de natación. Además, había que guiarse con los otros nadadores, ya que posiblemente nadaban sin tantas desviaciones como yo suelo hacer en algunas pruebas. Por tanto, me arrimé a un pequeño grupo para seguir su estela.

El tramo de La Playa de la Magdalena - Los Peligros lo efectué a un buen ritmo. El grupo estaba apretando fuerte, pero cuando alcancé el parking de los Peligros las fuerzas empezaban a flojear. Por ese motivo, decidí dejar escapar el grupo y reducir un poco las revoluciones.

Más tarde, ya tenía a mi alcance el Palacio de Festivales y la entrada a la dársena de Puerto Chico. En este punto el mar estaba algo agitado, con lo que dificultaba la respiración. Además, había que sumarle los barcos que estaban fondeando en el recorrido, con lo que había que estar constantemente realizando brazadas con la cabeza mirando adelante para evitar alguna colisión.

El Club Marítimo ya estaba muy cerca, y eso daban indicios de que la prueba estaba llegando a su fin. Pero la gota colmó el vaso cuando se me empezaba a subir el gemelo izquierdo, y solo me quedaban 200m. En ese momento tuve que parar durante 30 segundos y relajar el músculo. Un nadador se paró y me preguntó qué me ocurría, y le dije que no pasaba nada, que solo se me había subido la bola.

Después de esa parada de 30 segundos, traté de acabar la prueba con mucha atención a la pierna izquierda intentando dar patadas suaves y continuas.

Llegada de la Travesía Bahía de Santander

Llegada de la Travesía Bahía de Santander

Llegada de la Travesía Bahía de Santander

Afortunadamente no tuve ningún otro problema al llegar a meta. Estos problemas musculares puede deberse a que no estoy acostumbrado a nadar una distancia larga, y además habiendo entrenado tan poco este año la natación.

De todas maneras, fue un auténtico lujo nadar en mi ciudad y recorrer todo el paseo desde la Playa de Bikinis hasta Los Raqueros.

Mi tiempo final fue de 45’29”, nadando a un ritmo de 1’36”/100m. Un buen tiempo pero hay que tener en cuenta que se nadó a favor de la corriente.

Ahora mi próximo objetivo será el Triatlón de Comillas que se celebrará el 20 de septiembre. Así que ahora hay tiempo de relajarse y seguir disfrutando de las vacaciones.

Un saludo y a seguir entrenando!!