Travesía Pantano del Ebro 2015


Publicado por Daniel Lanza García el 26/7/2015

Natación, Travesía

Periodo de vacaciones en la tierruca, y la mayoría de la gente me preguntaba: “vas a descansar, ¿no?”. Error. Quería hacer la travesía del Pantano del Ebro :-)

Pues hasta La Población tuve que ir un domingo por la mañana. Eso sí, da gusto hacer estos viajes de competiciones llevando solo de trastos un bañador y unas gafas.

A las 11:15am comenzó la cámara de llamadas para la recogida del gorro. Esta vez representaba los colores del CN Mirasierra como nadador federado, pero de Aguaverde como triatleta.

Con gorro en mano, me quité la ropa y al agua para calentar.

Empezando un breve calentamiento

Listo para la batalla

28ºC y día soleado. La temperatura del agua estaba perfecta para nadar. ¡Así da gusto! Era el momento de nadar libre y sin las ayudas del neopreno en los triatlones.

Antes de comenzar la prueba de 2500m, tuve que esperar a que finalizasen las salidas de las distancias menores (300m promesas y 800m resto categorías). No tardaron mucho, así que en solo 30 minutos ya estaba preparado para la salida.

Yendo a la línea de salida

Todos los nadadores comenzaron a entrar en el agua para efectuar la salida. Me situé en el lado izquierdo, ya que la parte central estaba concentrada de nadadores. Podía ser el peor lado, ya que las boyas había que dejarlas a la izquierda, pero como había mucho nadador rápido, no iba a tener problemas en meterme poco a poco hacia el centro.

¡Pitido de salida y a nadar!

¿Qué ritmo iba a llevar? Pues aquel que pudiese aguantar un 2500m con intensidad. Empecé con un grupo de nadadores, y la verdad que desde el principio me sentí cómodo con la gente que nadaba alrededor. Nada de golpes y siempre yendo en la trayectoria más recta posible para alcanzar la siguiente boya.

Pasados unos 200m, tenía a mi alrededor gente de mismo nivel. No perdí ninguna estela durante toda la travesía. De vez en cuando adelantaba a alguno, pero lo más importante es que mantuve siempre el mismo ritmo y nunca fui adelantado.

Dando las últimas brazadas

Llegué a la boya más alejada del circuito, con lo que había que girar y regresar. En este momento me di cuenta de que el regreso iba a ser un poco duro. El oleaje golpeaba totalmente en el lado derecho, y el cuerpo se balanceaba demasiado. Cada vez que levantaba la cabeza para mirar de frente y tomar la referencia de la siguiente boya, tragaba agua. Menos mal que teníamos varios auxiliares en kayac y nos orientaban.

Un alivio cuando llegué a la última boya. Apreté todo lo que pude los últimos 100 metros para dejar atrás a un chico que tenía a lado mio y entrar delante de él.

Finalizando la travesía

Buen ambiente en la travesía. Hizo un día perfecto y caluroso. Ideal para darse un baño y nadar en el pantano. Y como no descanso ni en vacaciones, acudiré a la travesía de Limpias la semana que viene. Esta vez si que va a ser un reto, ya que la travesía es de 5000m, y nunca he nadado tanto seguido. Habrá que tomárselo con más calma.

Un saludo y a seguir entrenando.