Travesía Valle de Iruelas 2016


Publicado por Daniel Lanza García el 24/6/2016

Natación, Travesía

Estaremos lesionados, pero si podemos no paramos. Esta vez tocó ir a Valle de Iruelas para efectuar una travesía de 5.500m.

Nunca había realizado una travesía de esa distancia, por lo que iba a ser todo un reto. Lo más similar realizado hasta ese momento fue la travesía de Limpias, pero eran 5.000m y a favor de la marea.

Afortunadamente, dejaban nadar con neopreno. Menos mal, ya que iba a estar más de una hora nadando en el agua, y cualquier ayuda siempre viene bien.

Primero, fui a dar una vuelta por la zona. Así, echaba una inspección al embalse para saber por dónde se iba a nadar. El escenario era espectacular.

Echando un vistazo al embalse

Vuelta al escenario de salida para recoger el gorro de la travesía. Poco material, ¿no? 😀

Con todo listo, me puse el neopreno para tener un primer contacto con el agua. Tampoco iba a calentar mucho, ya que mi plan era nadar tranquilo y constante sin forzar la máquina.

Salida 6 Travesía Valle de Iruelas @valledeiruelas @MASTERTORRIJOS pic.twitter.com/JoBTr9h7rI

— NTR Valle de Iruelas (@valledeiruelas) 19 de junio de 2016

Salida espectacular. Me situé en el lado derecho, así evitaba las masificaciones por el centro en la salida.

Salida de la Travesía de Valle de Iruelas

Natación cómoda en la salida y sin golpes. Se nota que estaba rodeado de nadadores y no de triatletas. Formé un grupito del que estuve constantemente siguiendo los pies.

El circuito era muy simple. Circuito de ida y vuelta donde una isla intermedia había que dejarla siempre a la izquierda, y el giro de 180º era sobre unas pilas de un puente.

Travesía de Valle de Iruelas

Llegamos a la isla sin ningún problema, por lo que había que seguir la estela del grupo formado hasta llegar al puente. En ese punto había realizado la mitad de la travesía, y el cansancio iba en aumento.

Vista desde el puente (giro de 180º)

Tuve que bajar un punto el ritmo, ya que posiblemente la travesía se me iba a hacer muy larga. También, por otro lado, iba a ser un problema, ya que iba a abandonar el grupo de nadadores y efectuar la vuelta solo y sin referencias.

La isla intermedia se veía al fondo, pero se me hacía inalcanzable. Solo pensaba que quedaba menos cada vez que realizaba una brazada. Y ¡bien! Llegamos a la famosa isla.

Solo quedaba un 25% de la prueba para llegar a meta. Algún nadador me adelantaba en los últimos metros. Era incapaz de seguirles, por lo que era una batalla contra uno mismo. Finalmente, llegamos a tierra con un tiempo de 1h24min. ¡Prueba superada! 💪

Puesto 61 de 388 participantes. Nada mal, ¿no?

Ahora estoy recuperándome de la lesión, y rezando para que se cure la rotura de fibras del gemelo izquierdo. Por lo menos, esperemos poder llegar y participar en el Triatlón de La Bola del Mundo. No llegaré en un buen momento, pero por lo menos, ojalá que pueda terminarla.

Agradecimientos a Deportes Torrijos por las fotografías.

Un saludo.