Duatlón Alcobendas 2017


Publicado por Daniel Lanza García el 11/3/2017

Duatlón

Casi un año sin correr un duatlón. La carrera marcada en el calendario fue el Duatlón de Alcobendas. Se hablaba bien de él, ya que era distinto a los del circuito de Madrid. Además, lo tenía a pocos minutos de casa.

No iba en mi mejor momento de forma. Durante las dos semanas anteriores no pude hacer nada de entrenamiento, y lo peor de todo fue que el martes estuve con más de 38 ºC de fiebre. Por fortuna, el miércoles reduje la fiebre, y al día siguiente ya estaba “recuperado” para “empezar a correr”. Me veía pesado y lento, pero la mejor noticia era que ya podía volver a entrenar. Por lo tanto, el objetivo de esta carrera era tirar de la base de entrenamiento y disfrutar.

Llegué temprano a Alcobendas. Bueno, temprano… no sé si es la palabra adecuada. Vamos a decir con el tiempo suficiente, ya que mi salida se fijó a las 12:45, y llegué con casi 2h de antelación. Una mala hora para correr un domingo, pero es lo que había. En la recogida de dorsales ya me encontré con Alberdi. Nos saludamos y a continuación al coche para preparar la bici y todo el material de carrera.

Pegatinas, casco, dorsal, presión de las ruedas… ¡Cómo se disfruta ese momento antes de una carrera!

Con todo listo, rumbo a boxes para dejar la bicicleta en su correspondiente sitio. A continuación, ya me encontré con todos los miembros del equipo. Esto al final es lo mejor de cada una de las carreras.

La carrera iba a comenzar, así que fuimos todos al arco de salida situado en el parque de Andalucía.

Con Alejandro y Alberdi

Advirtieron que el circuito de pie iba a ser duro, así que íbamos a emplear la misma estrategia de siempre: ritmo constante para recoger los cadáveres al final.

¡Pistoletazo de salida y puesta en marcha!

Había que realizar dos vueltas sobre un terreno de sube y baja.

Duatlón de Alcobendas

Duatlón de Alcobendas

Dejé que los duatletas empezaran fuerte, y ya poco a poco iba a ir recogiéndoles. Hugo y Nico estaban en las primeras posiciones, mientras que Alberdi y Buji estaban muy cerca delante de mí. Durante la primera vuelta guardamos las distancias, mientras que en la 2º vuelta alcancé a Buji y entramos casi juntos a boxes.

Saliendo de la T1

Tuve un pequeño fallo durante la salida de la T1. Cuando me monté en la bicicleta, se me cayó la zapatilla de la bici izquierda al introducir el pie. Tuve que parar para volver a ponérmela y continuar. Perdí muchas posiciones, pero bueno, fue un pequeño lance de la carrera. Por fortuna, el primer tramo era cuesta arriba, así que empecé fuerte para adelantar varias posiciones. Fui dando relevos con tres o cuatro duatletas, con lo que el desgaste fue considerable.

Nos adelantaron dos duatletas. Iban un punto por encima de nosotros, así que subimos el ritmo para ponernos a su rueda. El grupo grande que teníamos delante estaba cada vez más cerca. Pero por mala suerte, uno que tenía delante no se arrimó bien a la cabeza en una glorieta, y el arranque era cuesta arriba. No tenía fuerzas suficiente para alcanzarles, así que se escaparon. Este es el momento que te das cuenta de la falta de entrenamiento. Mala suerte, por fortuna, estaba ya dentro de un grupo bastante grande, ya que fuimos recogiendo muchos duatletas que quedaron descolgados.

Duatlón de Alcobendas

La bici ya estaba hecha. Estaba dentro de un grupo grande en el que me sentía cómodo, y que íbamos a un buen ritmo. Una pena que no alcancé el grupo superior, pero realicé las dos últimas vueltas a un buen ritmo.

Llegada a la T2 sin incidentes. Me calcé las zapatillas mientras me desabroché el casco, y a empecé a correr el último sector.

Me notaba cansado. Sin embargo, las sensaciones fueron mucho mejores de las que me esperaba a pesar de la falta de entrenamiento. Los últimos kilómetros los hice un pelín por encima de los primeros 5km iniciales. Así que no estaba nada mal.

Llegada a meta y finalizamos la carrera.

Llegada a meta

A pesar de no haber entrenado lo suficiente, me defendí en los tres sectores. Una pena haber perdido el grupo de bici, pero esos son los pequeños detalles que no suelen pasar cuando estás bien de forma. A pesar de todo, disfruté de la carrera ya que era un circuito bastante duro, y esto es lo que hace que se sea una buena carrera.

Ahora el siguiente reto será el Trail de Costa Quebrada en la primera semana de abril.